No quedaba prácticamente ningún compartimento del vehículo sin una cajetilla de tabaco escondida.
En el remolque hallaron un doble fondo atestado de cajetillas.

TEXTO L.C.I.

JUEVES 08-08-2019

La Guardia Civil ha detenido en el Puerto de Alicante a un hombre, argelino de 52 años, como presunto autor de un delito de contrabando, al portar en el interior de su vehículo 3.230 cajetillas de tabaco, valoradas en 16.150 euros.

La Guardia Civil de Alicante, en el marco de sus funciones de vigilancia del resguardo fiscal del Estado, ha detenido a un hombre como presunto autor de un delito de contrabando de tabaco, en la terminal marítima de viajeros del Puerto de Alicante.
Los hechos ocurrieron el pasado lunes 5 de agosto sobre las 10:00 de la mañana, cuando los agentes de la Guardia Civil seleccionaron aleatoriamente un vehículo y su remolque, que acababa de bajar del ferry procedente de Argelia.
Durante la inspección del interior de este vehículo, se descubrieron cajetillas de tabaco escondidas por la práctica totalidad de los compartimentos que tenía: habitáculos en el suelo, cajones bajo los asientos y las distintas guanteras.
Así mismo, en el remolque, cuyo exterior carecía de cualquier elemento que hiciera levantar sospechas, se detectó un doble fondo en el suelo, donde se encontró oculto la mayoría del tabaco intervenido.
La suma total de cajetillas de tabaco halladas fue de 3.230 unidades, todas de origen argelino y carentes de precintas fiscales.
El valor de este tabaco en el mercado habría llegado a los 16.150 euros, por lo que el conductor del vehículo, un hombre de origen argelino con domicilio en Francia, acabó detenido como presunto autor de un delito de contrabando (la ley establece que a partir de los 15.000 euros, la infracción administrativa por contrabando de tabaco pasa a ser delito).
El detenido, tras pasar ayer a disposición del Juzgado en funciones de guardia de Alicante, ha quedado en libertad con cargos.
La vigilancia del resguardo fiscal del Estado y las actuaciones encaminadas a evitar y perseguir al contrabando son, en el ámbito policial, competencias exclusivas de la Guardia Civil, más concretamente del Servicio Fiscal.
En este caso, han sido los agentes de la Oficina de Análisis e Investigación Fiscal (ODAIFI) de la Guardia Civil del Puerto de Alicante quienes han llevado a cabo esta actuación.