El valor, en el mercado negro, de cada pieza oscila entre los 68 euros, la pieza más pequeña y los 1900 euros, la más grande.

TEXTO L.C.I.

LUNES 08-04-2019

La Guardia Civil de Alicante, bajo el ‘Plan de prevención y actuación contra el comercio ilegal de especies protegidas’, está investigando a tres personas por comerciar en internet con objetos de marfil, hecho que está prohibido, al considerarse que dicha actividad fomenta el tráfico ilegal de determinadas especies y, por lo tanto, que las pone en serio peligro de extinción.

Los agentes pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante, dentro Plan de Acción contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres (TIFIES), dirigido por el Ministerio para la Transición Ecológica, ha desarrollado la “Operación LIFRAM”, iniciada en noviembre del pasado año 2018, con motivo de estrechar y perseguir el comercio de especies protegidas a través de Internet, donde se incumplía diversa legislación en cuanto a la tenencia y el comercio de este tipo de partes de especies catalogadas en peligro de extinción.
A través de este control, se pretende detectar transacciones o ventas encubiertas, de partes de animales protegidos, catalogados como en vías o en peligro de extinción, a través de sus publicaciones sin filtro, transacciones ilegales que, al realizarse sin ningún tipo de control de la administración, fomentan el tráfico ilegal de dichas especies, poniendo en serio peligro su existencia.
De este hecho se derivan, además, malas prácticas de cría, de condiciones de mantenimiento, falta de atención veterinaria y transportes de larga distancia, que implican una elevada mortalidad y enfermedades graves contagiosas, además de la evidente contravención de la legislación nacional e internacional que rige el mercado de especies, incluidas en los Apéndices de la CITES.
Por todo ello, los agentes del SEPRONA han realizado inspecciones en diferentes localidades de la provincia de Alicante, comprobando la legalidad de los especímenes protegidos, puestos a la venta cada objeto del marfil por cantidades entre los 68 y 1900 euros, ya que la tenencia y venta de este tipo de partes de animales protegidos requiere documentación que acredite la legalidad de la misma.

Como resultado de estas inspecciones, se ha procedido a investigar a un total de tres personas (dos de ellos son anticuarios), así como la aprehensión de 26 objetos de marfil de elefante africano o asiático (Familia Elephantidae), quedando depositados en dependencias de la Administración Principal de Aduanas en Alicante, a disposición de la Autoridad Judicial y solicitando al SOIVRE (Autoridad Administrativa del Convenio CITES) la autentificación de las partes protegidas, legislación infringida en la tenencia y venta así como su valoración económica total.

La Familia Elephantidae sólo comprende dos especies contemporáneas: el Elefante Africano (Loxodonta africana) y el Elefante Asiático (Elephas Maximus). Ambas están incluidas en el más alto grado de protección de especies protegidas por el Convenio CITES y el Reglamente (CE) 338/97.

Los autores de este tipo de hechos pueden incurrir en un delito tipificado en el vigente Código Penal, el cual está castigado con penas de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses, además la pena se impondrá en su mitad superior si se trata de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción.