A los 14 detenidos, de edades comprendidas entre los 72 y los 17 años, se les imputa un total de 27 delitos, de diversas tipologías.

Entre los efectos intervenidos destacan 1.100 plantas de marihuana, 2 kilos de cogollos de marihuana, dos escopetas y una pistola y casi 10.000 euros en efectivo.

TEXTO L.C.I.

SÁBADO 23-03-2019

 La Guardia Civil de la localidad alicantina de Callosa de Segura, en el marco de la operación Amigox, ha desarticulado un grupo criminal compuesto por un clan familiar, de etnia gitana, que basaba su actividad delincuencial en el tráfico de drogas, principalmente en los municipios de Callosa de Segura, Cox y Granja de Rocamora. Con estas 14 detenciones se ha logrado desmantelar 7 plantaciones diferentes de marihuana indoor y 4 importantes puntos de venta de droga, muy activos en la comarca de la Vega Baja.

En el mes de mayo del pasado año 2018, los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Callosa de Segura tuvieron conocimiento de la existencia de una plantación de marihuana ubicada en el interior de una vivienda deshabitada de dicha localidad, en la que se encontraron 198 plantas.
Se dio entonces comienzo a una extensa investigación, gracias a la cual se ha podido constatar la comisión de casi una treintena de delitos relacionados con el tráfico de drogas.
El modus operandi del clan familiar era el siguiente: la marihuana la cultivaban en sus propias viviendas y en otras abandonadas, que ocupaban ilegalmente y en las que se enganchaban a la luz, defraudando así el fluido eléctrico.
Se da la peculiaridad de que los miembros del clan, entre otras sustancias, vendían pequeñas plantas “esquejes”, conseguidos mediante tallos cortados directamente de las propias plantas y no obtenidos a través de semillas.

En sus domicilios particulares replantaban en bandejas esos pequeños tallos de marihuana, esquejes de la variedad AMNESIA y, mediante reactivos y fertilizantes especializados, adulteraban la planta para obtener un rápido crecimiento y cogollado, para su posterior venta a otros cultivadores de marihuana. También disponían de enormes bidones de agua en las diversas viviendas, con los que suministraban el agua necesaria a las plantas.
Durante el periodo de cosecha, varios de los miembros pernoctaban en las propias plantaciones, al objeto de vigilar la zona ante posibles sabotajes o robos.
De la investigación se ha podido arrojar que 9 viviendas diferentes utilizadas por el clan estaban defraudando fluido eléctrico y que 5 de las cuales (de titularidad bancaria) estaban siendo ocupadas ilegalmente.
Además, se ha averiguado que no solo vendían marihuana, pudiendo comprobar la venta de otro tipo de sustancias estupefacientes, como heroína, cocaína y hachís observando, durante la duración de la investigación, un gran trasiego de toxicómanos por los alrededores de los diversos puntos de venta.
De hecho, una de las viviendas era utilizada por los toxicómanos para consumir la heroína en su interior, evitando así que las fuerzas de seguridad les pudiesen intervenir las sustancias nada más adquirirlas en los puntos de venta.

Explotación de la operación Amigox
En la última fase de la operación, los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Callosa de Segura realizaron, de manera simultánea en las localidades de Cox y Granja de Rocamora, 9 entradas y registros domiciliarios, apoyados por un considerable despliegue de efectivos pertenecientes al Equipo Territorial de Policía Judicial de Almoradí, al Servicio Cinólogico de la Comandancia de Alicante, a la USECIC de la Comandancia de Alicante y a la USECIA, Equipo ROCA y Compañía de Torrevieja.
Como resultado, se ha detenido a un total de 14 personas, 10 de ellos en Cox, 2 en Granja de Rocamora, 1 en Elche y 1 en Callosa de Segura, logrando desmantelar 7 plantaciones de marihuana “indoor” y 4 puntos de tráfico de drogas (heroína, cocaína, marihuana y hachís), muy activos en la comarca de la Vega Baja.
En dichos registros se ha intervenido los siguientes efectos: 1.100 plantas de marihuana, 2 kilos de cogollos de marihuana, una placa de hachís, varias dosis de cocaína y heroína, más de 100 conjuntos de luminaria (placas, bombillas y transformadores), 10 aires acondicionados, 5 filtros, 3 ventiladores, además de dos escopetas y una pistola (utilizados como medios de protección), 4 vehículos y casi 10.000 euros en efectivo, repartidos en diversas ubicaciones de las viviendas.
Los detenidos, todos españoles, son 8 hombres (de 72, 46, 42, 39, 28, 22 y 19 años) y 6 mujeres (de 47, 45, 38, 27, 22 y 17 años), todos ellos miembros de un clan familiar de etnia gitana.
Se les imputa un total de 1 delito de pertenencia a grupo criminal, 4 delitos de tráfico de drogas, 7 delitos de cultivo de sustancias estupefacientes (“indoor”), 1 delito de tenencia ilícita de armas de fuego, 5 delitos de ocupación de inmueble y 9 delitos de defraudación de fluido eléctrico. Ya han sido puestos a disposición judicial, quedando todos ellos en libertad provisional con cargos, a la espera de juicio.