Al parecer llevaba 8 meses sustrayendo objetos electrónicos, alimentos y ropa del comercio en el que trabajaba.

Cuando la Guardia Civil acudió a su domicilio hallaron casi medio centenar de objetos preparados para ser vendidos por internet.

TEXTO L.C.I.

VIERNES 01-02-2019

La Guardia Civil ha detenido en Santa Pola a un hombre, español de 40 años, como presunto autor de un delito continuado de hurto. Esta persona habría estado realizando pequeños hurtos en el comercio donde ejercía como vigilante de seguridad, ascendiendo lo sustraído a unos 20.000 euros.

La Guardia Civil de Santa Pola recibió la llamada del responsable de un área comercial de la localidad, que acababa de tener un incidente con el vigilante de seguridad. Al parecer, la gerencia del local sospechaba que este hombre era el posible autor de una serie de hurtos.
El estudio realizado por parte de los agentes sobre las cámaras de seguridad, unido a las coincidencias de la desactivación de las alarmas de las zonas relacionadas con los hurtos, fueron indicios suficientes para concluir que el vigilante llevaba, supuestamente desde el mes de junio de 2018, apropiándose ilegalmente de artículos de electrónica, ropa y alimentos.
Con la investigación de la Guardia Civil, se llegó a tiempo para frenar la venta por internet de 5 televisores de plasma de entre 24 y 55 pulgadas, 3 terminales móviles, 2 ordenadores portátiles, 2 tablets, 2 DVDs, 2 consolas de videojuegos, 1 barra de sonido y otros elementos de menor entidad (varios videojuegos, un disco duro, una aspiradora, etc), que este hombre tenía en su domicilio y que entregó voluntariamente.
Tras el paso a disposición judicial de este español de 40 años, como presunto autor de un delito continuado de hurto, ha quedado en libertad con cargos.