La operación ha sido llevada por agentes del SEPRONA de la Guardia Civil desde principios de año.

Se han incautado 28 especímenes de especies protegidas: 19 tortugas, 7 loros gris de cola roja, y 2 colmillos de elefante africano.

Este tipo de prácticas provoca que muchos de los animales y especies mueran en el trayecto o que estén contagiados por enfermedades no controladas por veterinarios.

TEXTO L.C.I.

SÁBADO 24-11-2018

 El Servicio del SEPRONA (Servicio de Protección a la Naturaleza) de la Guardia Civil de Alicante ha desarrollado una operación anual contra el tráfico de especies a través de internet. Desde principios de años se han investigado a 9 personas como presuntas autoras de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna, se han realizado 20 denuncias administrativas y se han aprehendido 26 animales (18 tortugas moras, 1 tortuga rusa, 7 loros grises de cola roja) y dos colmillos de elefante africano. Todos los animales han sido entregados en centros de recuperación de especies para su bienestar, a disposición de las autoridades competentes.

La cultura digital creada gracias a las nuevas tecnologías, tras la llegada de internet, ha reportado grandes avances y beneficios, pero también grandes perjuicios. La facilidad para poner en contacto a las personas de un lado y otro de la red, favorece las relaciones sociales y las transacciones tanto legales como ilegales. A priori, la venta de un animal por internet puede considerarse como un gesto solidario, pero puede tener consecuencias nefastas si no se hace dentro de los términos de la legalidad.
El Servicio del SEPRONA de la Guardia Civil de Alicante, atenta a cualquier agravio que se pueda realizar contra los animales, inició la Operación Noweb a principios de año, para controlar y denunciar ventas ilegales de animales protegidos entre particulares, a través de diversos portales de internet.
Los informes que derivaron de esas investigaciones, arrojaron que los animales vendidos de forma fraudulenta en internet sufren una enorme falta de control en cuanto a la cría y mantenimiento, que muchas veces acaban derivando en maltrato y abandono. Además, el comercio ilegal conlleva una falta de atención veterinaria, que provoca que existan especies con enfermedades graves no controladas y contagiosas. Lo que es aún peor, los transportes de larga distancia implican un gran sufrimiento para estos seres vivos, que en ocasiones les provoca la muerte.
Durante estos meses, los agentes del SEPRONA han podido comprobar que 9 personas de esta provincia se dedicaban a la práctica continuada del comercio ilegal de especies, algunas de ellas catalogadas con la máxima protección del Convenio Internacional CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), cuya venta oscilaba entre los 500 y los 1.000 euros.
Las especies aprehendidas son animales protegidos, encontrándose entre ellos:
18 especímenes de Tortuga Mora (Testudo graeca)
1 Tortuga Rusa (Testudo horsfieldii)
2 colmillos de Elefante Africano (Elephantidae spp) de 74,5 y 75 centímetros
7 especímenes de Loro Gris de Cola Roja (Psittacus erithacus)
Para su bienestar, han sido entregados en Centros de Recuperación de Especies, a disposición de las autoridades competentes.
Los nueve investigados como presuntos autores de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna, podrían ser castigados con penas de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses, pero en el caso de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción, la pena se impondrá en su mitad superior.
Además de la acción penal, el SEPRONA ha realizado 20 denuncias administrativas por incumplir diversa legislación en cuanto a la tenencia y comercio de este tipo de especies.