El animal entró a través de la alambrada de una finca, con la intención de matar al perro que había en ella, de la raza Braco.

A pesar de los intentos por tranquilizar al can, que ya tenía entre sus fauces el cadáver del otro animal, intentó atacar a los agentes, que le neutralizaron con su arma reglamentaria.

TEXTO L.C.I.

CREVILENT 29-11-2018

 La Guardia Civil ha abatido este lunes, a un perro de raza potencialmente peligrosa (American Pit Bull Terrier) en una finca de la localidad de Crevillente.
El animal entró, a través de un hueco en la alambrada, en una finca de un vecino de la localidad, donde se encontraba su perro, de la raza Braco, enzarzándose en una pelea brutal.
El dueño trató de separar a los animales, sin éxito, y viendo la agresividad del perro que había invadido su finca, decidió avisar a emergencias.
Cuando llegaron los agentes, el Pit Bull había inmovilizado al Braco con su mandíbula, que clavaba en el cuello del otro animal, sin que nadie pudiera hacer nada por evitar la agonía del otro perro.
Entre agentes de la Policía Local y Guardia Civil y un miembro del Centro de Recogida de Animales de Crevillente, trataron de tranquilizar al animal durante unos interminables minutos, sin conseguirlo.
Al tratar de acercase los agentes, para intentar capturarlo, el perro inició un feroz ataque contra ellos, por lo cual no quedó más remedio que abatir al animal de un disparo. El perro del dueño de la finca ya había fallecido, a causa de las heridas recibidas en la lucha.
La Guardia Civil comprobó si el animal tenía el microchip reglamentario, para averiguar su procedencia, pero carecía de él por lo que iniciaron una investigación para encontrar a sus dueños.
Finalmente, este martes lograron encontrar a su dueño, que ha sido investigado como presunto autor de un delito de maltrato animal, y se enfrenta a varias sanciones por incumplimiento de la normativa para este tipo de razas.