Gracias a la llamada de un ciudadano, que había sido robado por este individuo hacía más de un año, los agentes pudieron detenerle antes de que volviera a delinquir.

El detenido, que llevaba documentación falsa, tenía cinco órdenes de búsqueda y detención de varios Juzgados y varias comisarías de Policía.

TEXTO L.C.I.

CREVILLENT 17-10-2018

 La Guardia Civil ha detenido en Crevillent, a un hombre de nacionalidad colombiana y 22 años, como presunto autor de un delito de robo con violencia, cuatro delitos de hurto, un delito de falsificación documental, un delito de usurpación de identidad, y al que le constaban, además, CINCO órdenes de detención en juzgados de Santander, Guadalajara y Madrid, y las comisarías de policía de Madrid-Retiro y de Almería.

Aunque es de sobra conocido, el método del “cogotero” sigue siendo uno de los preferidos por los amigos de lo ajeno, para enriquecerse a costa de los demás.
Este método consiste en que, una vez se elige a la víctima, se le distrae con cualquier acción mientras aprovecha para sustraerle los objetos de valor sin que ésta, que está atenta a lo que le están indicando, se percate de lo ocurrido, hasta que ya es demasiado tarde.
Así le ocurrió a un vecino de Crevillente, que el pasado junio de 2017, tuvo la mala suerte de cruzarse en el objetivo de uno de estos ladrones de guante blanco, precisamente cuando salía del banco.
Ya dentro del banco, al fijarse en la cantidad de dinero que sacaba, le elegía como víctima e instantes después, le pinchaba una rueda de su coche, que había visto como aparcaba antes de entrar en la sucursal. Lo tenía todo bien estudiado.
Al salir, con más de 13.000 euros en su maletín, el hombre entraba en el vehículo, dejando la preciada valija en el asiento del acompañante, pero antes de ir a arrancar, un joven bien vestido le hacía señas en la ventanilla: tenía una rueda pinchada.
El joven, muy amable, tuvo el detalle de incluso ayudarle a comenzar a cambiar la rueda, momento en que sustraía la cartera con el dinero sin que el conductor, aturdido por la situación, se diera ni cuenta.
Había pasado más de un año y medio, pero esas situaciones quedan marcadas y, de nuevo en el banco para realizar otros trámites, este ciudadano se percató de que una de las personas que estaba en la sucursal, era el mismo al que había denunciado ante la Guardia Civil por aquel hurto.
Con gran sangre fría, y sin que el presunto autor se percatara, se puso en contacto con los agentes de la Benemérita, que acudieron rápidamente a la sucursal. Los Guardias Civiles, que llegaron en apenas unos minutos, le detuvieron cuando ya se encontraba fuera del banco, esperando que saliera su víctima.
En su americana, además de un teléfono móvil con auriculares y documentación falsa, llevaba un punzón que había fabricado el mismo, para pinchar las ruedas de los coches sin hacer el habitual ruido que se produce al liberar el aire a gran presión de la rueda, y no levantar sospechas entre los viandantes.
Los agentes tras llevar al detenido a dependencias de la Guardia Civil de Crevillente, pudieron comprobar que, además de por el hurto de 2017, era el presunto autor de al menos, otros tres delitos de hurto, uno de robo con violencia, y estaba buscado con cinco órdenes de detención en juzgados de Santander, Guadalajara y Madrid, y las comisarías de policía de Madrid-Retiro y de Almería.
Además se le atribuyen también delitos de falsificación documental y delito de usurpación de identidad, pues llegó a tener hasta cuatro identidades diferentes.
La Guardia Civil ha puesto a este hombre, de 22 años y nacionalidad colombiana, a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Elche, que ha decretado su libertad con cargos.