TEXTO L.C.I.

ELCHE 25-07-2018

El grupo municipal de Compromís per Elx defenderá una moción en el pleno del Ajuntament d’Elx para denunciar las últimas declaraciones del consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Gobierno de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, en las que planteaba que “no se debe destinar ni una sola gota para regadíos en el Levante”.

Según indicó el consejero, el borrador que Castilla-La Mancha está elaborando en materia del agua y propuesta de un pacto regional, plantea que “no se destine ni una sola gota para regadíos en el Levante y que solamente se facilite el agua de la cabecera del Tajo en forma de trasvase si hay necesidad real de abastecimiento humano”. Precisaba además que “el agua sí se podrá utilizar para regadío en Castilla-La Mancha” añadiendo que, “frente a posibles trasvases, siempre estarán por delante los intereses de la cuenca cedente frente a cualquier otro uso”.

Se trata, por tanto, de un borrador y declaraciones que contradicen el propio espíritu del documento, que en su introducción aboga por la cooperación igualitaria de todos los territorios de España y la búsqueda del equilibrio territorial”, y, ante todo, “se trata de un borrador y declaraciones insolidaridas que plantean una confrontación abierta con agricultores y agricultoras, como los del Camp d’Elx que vienen soportando una gravísima situación de sequía al mismo tiempo que han hecho frente a injustas medidas del Gobierno Central”, ha explicado la portavoz del grupo municipal, Mireia Mollà.

Es por lo que el grupo de Compromís llevará este debate al pleno para recordar el espíritu inicial del ‘Documento de posición común en materia de agua de Castilla-La Mancha’, en cuya introducción señala que el agua es un bien público que debe ser gestionada de acuerdo a pactos, basados en la responsabilidad, la cooperación igualitaria de todos los territorios de España y la solidaridad para la búsqueda del equilibrio territorial.

Para Mollà, “es imprescindible buscar el posicionamiento unánime de todos los grupos políticos a favor de nuestro Camp d’Elx porque vuelve a ser necesario un posicionamiento público unívoco y unitario, como ya ocurrió con el respaldo unánime de la corporación a la Declaración lnstitucional de adhesión al Manifiesto del Sindicato Central de Regantes del acuerdo Tajo-Segura, además de denunciar un documento que aboca al enfrentamiento entre territorios, la insolidaridad entre cuencas y condena el futuro de nuestro Camp d’Elx”.

Cabe recordar que los agricultores de nuestra tierra, junto a otros tantos dependientes del trasvase Tajo-Segura, se han visto gravemente repercutidos por un “tasazo” que gravaba en más de 100€/Ha sin que recibieran una gota de agua. Una medida que ha provocado la asfixia de nuestra agricultura y que ahora el gobierno castellanomanchego pretende agravar.