Los arrestados arrendaron una vivienda con una nave anexa y tras instalar compresores y enganchar la electricidad de manera ilegal para abastecer al invernadero clandestino, dispusieron todo lo necesario para cultivar el estupefaciente

Fue un informe de la Policía Local emitido al Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional lo que desencadenó las pesquisas y posibilitó la detención de los traficantes

TEXTO L.C.I.

ELCHE 26-07-2018

La Policía Nacional ha detenido en Elche a un varón holandés de 56 años de edad y a la pareja de éste, mujer de nacionalidad polaca de 53 años, por un delito contra la salud pública.

Los arrestados utilizaron una nave que habían alquilado para instalar todo lo necesario para cultivar marihuana de interior. Además, para abastecer de energía a la plantación engancharon la luz a un poste que se encontraba fuera del perímetro de la finca, defraudando de ese modo a la compañía eléctrica.

Las pesquisas se iniciaron tras recibirse en las dependencias de la Comisaría de Elche, un informe procedente de la Policía Local, que había sido alertada por la propietaria de la nave, ya que sus arrendatarios no le habían pagado la mensualidad por el alquiler y le habían llegado unos cargos exagerados por parte de la compañía eléctrica que daba energía a la finca. Además había observado unos generadores en el exterior que le hacía sospechar de estar llevándose a cabo alguna actividad ilícita.

Con la información recibida, los investigadores establecieron varios dispositivos de vigilancia en torno al inmueble, comprobando durante los mismos cómo la finca estaba protegida por varios perros, las ventanas estaban siempre tapadas ocultando su interior y en la fachada se observaban varios compresores, que pese a estar la finca sin gente, funcionaban durante las 24 horas del día.

Todo lo anterior hizo sospechar a los agentes de que la nave aneja a la vivienda pudiese estar siendo utilizada para cultivar y manipular de manera clandestina plantas de marihuana.

Cuando los agentes accedieron al inmueble encontraron en su interior gran cantidad de plantas en avanzado estado de floración, varias bolsas precintadas repletas de cogollos ya listos para ser vendidos al consumidor final, gran cantidad de esquejes y un total de 200 germinadores para plantar las semillas.

Finalmente se procedió a la detención de la pareja que estaba cultivando el estupefaciente acusándoles de un delito contra la salud pública y otro de defraudación del fluido eléctrico, por los que fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia de Elche.

La intervención fue llevada a cabo por los efectivos del Grupo de Estupefacientes de la Policía Judicial de Elche