La investigación se inició a raíz de un apuñalamiento que tuvo lugar en ese mismo domicilio en el que resultó herido de gravedad uno de los “cocineros” de la droga que se vendía

El operativo se saldó con la detención de cinco personas y la incautación de todo tipo de elementos necesarios para el corte, preparación y venta del estupefaciente

El registro practicado evidenciaba que en el mismo domicilio se trataba el estupefaciente y se ponía a la venta a sus clientes los cuales tenían habilitados espacios para poder consumir la droga sin necesidad de salir a la calle

El principal sospechoso y líder de la banda pese a contar con números antecedentes por delitos contra la salud pública tenía organizado un complejo entramado en torno al tráfico de drogas en su domicilio y había dispuesto un sofisticado sistema de seguridad con dos puertas blindadas y reforzadas con acero que abrían en sentidos contrapuestos

TEXTO L.C.I.

O7-05-2018

En una operación que se enmarca dentro de la lucha contra el tráfico de drogas en la localidad de Elche, la Policía Nacional desarrolló el miércoles un operativo formado por varios agentes de las diferentes Brigadas de la Comisaría.

El operativo comenzó tras la llamada del personal sanitario del Hospital General que manifestaba que había ingresado una persona con una laceración en el cuello de dos centímetros de profundidad ocasionada por un objeto punzante.

Al acudir los agentes a entrevistarse con la víctima, esta contó a los agentes de manera espontánea que encontrándose cocinando cinco gramos de cocaína para extraer su base en una vivienda utilizada para la venta de sustancias estupefaciente se le había caído la droga, y el propietario de la misma le había apuñalado como castigo.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Comisaría de Elche asumió la investigación para tratar de esclarecer los hechos. La investigación dio rápidamente sus frutos y se logró identificar al autor de las lesiones, quien a su vez lideraba un grupo de personas dedicadas al tráfico de drogas en un domicilio, el cual, era utilizado al mismo tiempo a modo de narco sala. Los drogodependientes acudían al lugar a abastecerse de sus dosis de droga, y la organización le facilitaba un espacio en el interior de la vivienda para su consumo.

Operación coordinada entre las Brigadas de Policía Judicial y Seguridad Ciudadana

Una vez concretada la actividad delictiva se estableció un dispositivo en el que participo además de la Unidad de Delincuencia Especializada Y Violenta y la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Comisaría de Elche, la Unidad de Prevención y Reacción (U.P.R.), pues la peligrosidad de los sospechosos obligó a los agentes a incrementar las medidas de protección.

Al escuchar los golpes en las puertas los traficantes intentaron deshacerse de casi todas las dosis de droga

Una vez los investigadores concretaron el domicilio utilizado por la banda para el almacenamiento, distribución y consumo de la droga se llevó a cabo una entrada y registro en el narco piso.

El acceso al mismo fue especialmente costoso debido al sistema de seguridad con el que la banda había blindado la vivienda, una puerta acorazada que abría hacia afuera y una segunda, a continuación, que abría de manera totalmente contraria, por lo que una vez que pudieron franquearlas, los arrestados ya se habían desecho de varias dosis de droga que tenían preparadas para su venta.

Pese a todo, los agentes consiguieron incautarse de balanzas de precisión, sustancias de corte, dinero fraccionado en billetes pequeños y monedas y todo tipo de elementos necesarios para el tráfico de drogas.

Los traficantes facilitaban una sala a los drogodependientes para el consumo

En el registro los agentes también localizaron una estancia de la casa que los presuntos delincuentes ponían a disposición de sus consumidores para que una vez que adquirían la sustancia pudiesen consumirla tranquilamente.

Tras la consecución del operativo formado por los agentes de las Brigadas de Policía Judicial y Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Elche, los implicados fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia, cuatro de ellos acusados de un delito contra la salud pública y el líder de la organización, que además de enfrentarse el delito de tráfico de drogas, otro por lesiones.