-Entre los objetos recuperados se encuentra una figura de la Virgen en bronce, valorada en 4.500 euros.
-Este tipo de robos supone, además del coste económico para reponer los objetos robados, un varapalo moral hacia los sentimientos de las familias afectadas, que ven profanadas las tumbas de sus seres queridos.

TEXTO L.C.I.

JUEVES 29-03-2018

La Guardia Civil ha detenido en Orihuela a un hombre, español de 35 años, presunto autor de 5 robos cometidos en el cementerio de Crevillente. Entre los objetos recuperados se encuentra la talla de una virgen de bronce valorada en 4.500 euros que ya ha sido devuelta a la familia.

Durante el mes de noviembre de 2017, en el cementerio de Crevillente se cometieron hasta 5 robos de varias imágenes religiosas dentro de panteones familiares.
Agentes de la Guardia Civil de Crevillente, sensibilizados con los sentimientos de las familias afectadas, que no solo veían allanada su propiedad, si no que sentían profanado el lugar de descanso de sus parientes, iniciaron de inmediato la investigación intentando localizar las piezas sustraídas, en la provincia de Alicante y Murcia, para comprobar si alguna de estas imágenes estaban siendo vendidas.
Fue en la localidad murciana de Santomera, donde dieron con la talla de una virgen de bronce de 120 centímetros y valorada en 4.500 euros, propiedad de una de las familias a las que habían violentado su panteón.
Una vez localizada la figura, los agentes hallaron evidencias que condujeron a la identificación y del presunto autor material de los robos en el camposanto, un español de 35 años, que tras ser detenido en Orihuela, fue puesto a disposición del Juzgado nº 4 de Elche, siendo decretada su libertad con cargos.
Gracias a la actuación de la Guardia Civil, la familia crevillentina ha podido recuperar a la virgen de bronce, que tenía un gran valor sentimental, pues llevaba casi un siglo acompañando a los restos de sus familiares en el panteón familiar.
La investigación continúa abierta para tratar de localizar el resto de figuras religiosas, que fueron robadas en los otros cuatro panteones.