La coalición ha elaborado un mapa de las electrocuciones y defenderá en la Comisión que las eléctricas se responsabilicen de adecuar sus redes para evitar la muerte de estas aves ya que están cobrando por ello

TEXTO E. DE GEA

MIÉRCOLES 14-03-2018

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha anunciado que la Comisión de Medio Ambiente debatirá este martes la moción de la coalición que pide el cumplimiento de las medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión previsto en la normativa vigente. entre otros se incluye Sierra escalona y Dehesa de Campoamor .

El senador territorial ha apelado que sean las empresas eléctricas quienes aporten fondos de sus beneficios para solucionar éste problema de una vez por todas. “Dichos beneficios que obtienen estas grandes empresas dimanan de su red de distribución, propia o privada que en muchos casos resulta mortal para la biodiversidad, por lo que deben subsanar de oficio los tendidos peligrosos para el medio ambiente”, ha señalado Mulet.

Será el senador castellonense, Jordi Navarrete, quien defenderá el martes esta moción que exige, entre otros aspectos, que las compañías propietarias se hagan cargo, al menos, del 50% del coste preventivo de garantizar la seguridad para las aves en los tendidos y que los ayuntamientos no otorguen las licencias si no los adaptan.

La coalición ha reclamado a las distintas autonomías que aportaran informes sobre las electrocuciones de aves “y estos informes han demostrado que en todas las autonomías hay un gran número de aves protegidas que mueren por el hecho que las compañías eléctricas no tienen las redes como deberían”. Compromís entiende que, en vez de pagar los consumidores este mal funcionamiento, deberían ser las compañías eléctricas quienes lo asumieran, pues tienen millonarios beneficios y, ni Gobierno ni compañías, han demostrado demasiado interés en realizar un mapa de las electrocuciones. “Las CCAA han dado a conocer la silenciada masacre de aves después que la coalición haya exigido el informe. Todas ellas, con la excepción de Euskadi, las han aportado. Lamentablemente, la cifra de casos registrados ‘de mínimos’ debe ser mucho mayor, pues no son fiables las oficiales por la presumible acción de otras especies sobre los cadáveres, por lo que la dimensión real no deberá coincidir con las horripilantes cifras de las estadísticas oficiales”, ha agregado Mulet.
Para Compromís la impunidad para las compañías eléctricas debe acabar. “Les estamos pagando mucho dinero para que tengan la red en condiciones, mientras el Gobierno parece abonarse a las puertas giratorias y saca decretos para que seamos los ciudadanos quienes volvamos a darles más dinero”, ha concluido.

La principal causa de mortalidad de aves protegidas en el entorno natural del Estado Español está asociada a las líneas eléctricas aéreas y se produce como consecuencia de la electrocución de estos animales. Dicha electrocución ocurre cuando se combinan elementos de tensión con partes estructurales de las torretas que las aves pueden usar como posaderos. Concretamente cuando cables desnudos y con tensión se ubican por encima de los apoyos. También cuando cables con tensión pasan próximos a elementos estructurales del apoyo, que funcionan como atractivos posaderos para las aves.
Cuando el ave se posa en dichos elementos hace contacto simultáneo con dos fases distintas o bien con una de las fases y una de las partes del armado metálico del apoyo conectado a tierra, recibe una descarga mortal. Los días de lluvia ni siquiera es necesario contacto directo y la electrocución ocurre a través de arco voltaico. Este daño irreparable a la fauna protegida causa además deficiencias de calidad en el suministro eléctrico. De hecho muchas de las electrocuciones se detectan al sufrir la línea un corte de tensión por la electrocución.