-Además del representante que negoció la compraventa, también han sido detenidos los dos gerentes de una de las empresas que utilizaron durante la presunta estafa.

-En las direcciones que constaban como domicilio social de las empresas utilizadas para la estafa, había un domicilio particular, y un descampado, pero la investigación reveló la verdadera ubicación.

TEXTO L.C.I.

DOLORES 31-01-2018

La Guardia Civil ha detenido a 3 hombres, de nacionalidad española (34, 41 y 42 años de edad), como presuntos autores de un delito de estafa, en la compra de 60 toneladas de limones, valorados en unos 35.000 euros.

Agentes del Equipo ROCA (Robos en el Campo) de la Guardia Civil de Torrevieja han localizado, tras semanas de investigación, a los tres presuntos autores de estafar, a un empresario de la localidad de Dolores, más de 32.000 euros obtenidos durante una transacción de venta de cítricos.
El empresario había denunciado a la Guardia Civil la presunta estafa: un hombre, que decía ser representante de otra empresa hortofrutícola, le había comprado 60 toneladas de limones. Tras desembolsar un pago inicial de 2.000 euros y llevarse la mercancía, el representante entregó un cheque con la cantidad restante que habían acordado, más de 32.000 euros.
Cuando el empresario fue a cobrar el cheque, el banco le informó que la cuenta no tenía fondos para hacer frente al pago de la cantidad, y por supuesto, el presunto representante había desaparecido.
Los investigadores, nada más tener conocimiento de lo ocurrido, intentaron averiguar el paradero, tanto del hombre que había cerrado el acuerdo, como de las dos empresas implicadas: la que figuraba en el contrato de compraventa y la que figuraba en el cheque entregado, pues eran distintas. La búsqueda fue inútil, pues en ninguna de las direcciones que tenían constancia, sitas en la localidad de Beniel (Murcia), existían esas empresas. Por ello los agentes se entrevistaron en esa localidad y en las aledañas con diferentes policías locales, empresarios y vecinos, hasta que logaron dar con el paradero de las empresas y del supuesto representante, que finalmente se encontraban en la misma localidad.
Al mismo tiempo, tras analizar la información de las dos empresas, y concretamente la segunda de ellas, que había aparecido en el cheque sin fondos extendido, la Guardia Civil había obtenido los nombres de otras dos personas, que eran gerentes de la empresa, e intervinientes absolutamente necesarios para extender el citado cheque, probando su cooperación en el hecho delictivo.
Los agentes del Equipo ROCA procedieron, tras finalizar la investigación, a detener a estos tres hombres, españoles de 34, 41 y 42 años, como presuntos autores de un delito de estafa, siendo puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Orihuela.