– Estas fiestas se celebran los días 28 y 29 de diciembre y tienen su origen en 1370

– Se representa el hallazgo, en la playa del Tamarit, de una arca con la imagen de la Virgen de la Asunción, acompañada de la Consueta de la Festa o Misteri d’Elx

TEXTO L.C.I.

ELCHE  26-12-2017

El Pleno del Consell ha aprobado el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural Inmaterial las Fiestas de la Venida de la Virgen de Elche, que tienen lugar los días 28 y 29 de diciembre en la citada localidad alicantina.

Cabe destacar la celeridad de la tramitación administrativa de este reconocimiento, dado que la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte acordó incoar el expediente para la declaración como bien de interés cultural inmaterial de las Fiestas el pasado 3 de octubre.

En la tramitación del expediente se ha concedido trámite de audiencia tanto al Ayuntamiento de Elche, como a la Asociación Sociedad Venida de la Virgen de Elche.

Del mismo modo, constan en el expediente los informes favorables del Consell Valencià de Cultura, de la Universitat Miguel Hernández de Elche y de la Universitat d’Alacant.

En el decreto, además de la descripción del bien y sus valores, se establecen las medidas de protección y salvaguardia de las fiestas como patrimonio cultural inmaterial.

Entre estas medidas destaca realizar labores de identificación, descripción, investigación, estudio y documentación con criterios científicos; incorporar testimonios disponibles a soportes materiales que garanticen su protección y preservación; y velar por el normal desarrollo de la pervivencia de esta manifestación cultural, así como tutelar la conservación de sus valores tradicionales y su transmisión a las generaciones futuras.

La declaración como BIC también concreta que se deberán potenciar las condiciones para que la fiesta se mantenga viva, de acuerdo con lo que establezca la colectividad que la protagoniza y le da sentido.

La tarea de protección y de salvaguarda se dirigirá fundamentalmente hacia la divulgación y revalorización de todos los elementos, las funciones y los significantes que forman parte de ella, y de sus valores patrimoniales, para que la comunidad se identifique con la fiesta y sus valores y, por lo tanto, garantice su continuidad.

La gestión del Bien correrá a cargo de la Asociación Sociedad Venida de la Virgen de Elche, que decidirá sobre los aspectos materiales e inmateriales así como el desarrollo de los actos de la festividad anual.

No obstante, cualquier cambio que exceda el normal desarrollo de los elementos que forman esta manifestación cultural deberá comunicarse a la dirección general competente en materia de patrimonio cultural para, en su caso, su autorización administrativa y consiguiente modificación de la presente declaración.

Descripción del Bien

Más allá del valor que poseen desde la creencia religiosa, las fiestas de la Venida de la Virgen tienen de manera incuestionable valores culturales de carácter patrimonial.

Poseen un indudable valor histórico, por su antigüedad, continuidad y relevancia histórica. Igualmente presentan un gran valor identitario, tanto por el grupo humano que trabaja todo el año para hacerlas posible como por el municipio de Elche en general, ya que la masiva participación de la ciudadanía en las romerías y procesiones reafirman los lazos de la comunidad local y su identidad.

También las citadas fiestas tienen conexión con la Festa o Misteri d’Elx, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, dentro del ciclo anual mariano.

En estas fiestas, se dan también los factores de transmisión y revitalización de otros elementos del patrimonio inmaterial de Elche, algunos de ellos de gran fragilidad, como son la artesanía de la palma, la tradición de los nanos i gegants, música de dolçaina y tabal o el transporte en carro tirado por bous.

En concreto, los protagonistas de la festividad son el pueblo de Elche, el guardacostas que encontró el arca con la imagen de la Virgen en 1370, Francesc Cantó, el justicia mayor y cuatro regidores que forman el ayuntamiento antiguo, 16 marineros con trajes de época, el vocero y el tambor, de 20 a 30 heraldos, 16 angelets de trono y un número indeterminado de angelets de cortejo.

Orígenes de la festividad

En cuanto a sus orígenes, los primeros testimonios sobre el relato de la Venida de la Virgen datan de mediados del siglo XVII.

El relato más antiguo, debido a Esteve Dolz del Castellar (1686-1688), no narra ni el día ni el lugar donde habría acaecido la venida, pero si menciona la llegada de la imagen de la Virgen en un arca por el mar, que llevaba sobre la tapa el rótulo ‘A Ilice’.

Enseguida, los cronistas plantearon dos variantes sobre los orígenes de la Venida. Unos defendieron que el arca con la imagen de la Virgen llegó a la playa del Tamarit en el mes de mayo de 1266 y otros optan por el 29 de diciembre de 1370 como fecha de la Venida.

Aunque existen diversas versiones sobre quienes participaron en el hallazgo, el texto escrito en el arca o si se produjo o no una pugna por la posesión del hallazgo, el guión básico de los hechos es el que públicamente se reproduce en las fiestas que se celebran todos los años en Elche a finales de diciembre, según el cual el 29 de diciembre de 1370, Francesc Cantó habría encontrado en la playa del Tamarit un arca que flotaba en el agua, en la tapa de la cual se podía leer ‘Sóc per a Elig’, dentro de la cual se encontraba la imagen de la Virgen de la Asunción, acompañada de la Consueta de la Festa o Misteri d’Elx.

Cantó avisa de inmediato al consell y el pueblo de Elche del milagroso hallazgo y se produce el traslado de la imagen a la ermita de san Sebastián, desde donde años después, fue trasladada a la iglesia de Santa María.

Además de los actos preliminares, de preparación durante todo el año natural de los protagonistas de las fiestas de la Venida con ensayos preparatorios, el 27 de noviembre tiene lugar el día del ilicitano Ausente, en que se coloca en la playa del Tamarit de los útiles necesarios para la representación, en la orilla del mar al amanecer del día 28 de diciembre, del encuentro del arca.

Además, el día 26 de diciembre también se acostumbra a hacer en el Gran Teatro de Elche el pregón de las fiestas de la Venida de la Virgen.

Cada 28 de diciembre a las 7 de la mañana comienza la representación del hallazgo en la playa del Tamarit. Se realiza el recorrido en romería desde la citada playa hasta el Hort de les Portes Encarnades en el barrio de la Venida de la Virgen, con llegada antes de las 15 horas.

La carrera de Cantó se inicia a las 15 horas desde el Hort cuando se dispara la bombà. Finalizada esta carrera se inicia desde el ayuntamiento la romería urbana hasta el Hort. El retorno con la imagen hasta la Basílica, se detiene dos veces, la primera delante de la iglesia de San Juan Bautista y la segunda delante de la ermita de San Sebastián, donde se canta la Salve Regina en honor de la patrona de la ciudad.

El 29 de diciembre, día festivo en el calendario local, los actos comienzan con el disparo de una traca aérea, seguida del comienzo de la procesión desde Santa María a las 11 de la mañana.

La solemne procesión presidida por la imagen de la patrona va acompañada por niños y niñas de entre tres y seis años vestidos de angelitos.

A la entrada de la imagen a la Basílica, acabada la procesión, se canta el Himno de la Venida. A continuación, misa solemne presidida por dignidades diocesanas, que acostumbra a ser acompañada por los cantos de la Escolania del Misteri.

Los actos terminan con el disparo de una gran mascletà. Los actos de cierre se celebran el 30 de diciembre con una misa en sufragio por los miembros difuntos de la Sociedad, y al término se dispara una gran palmera que pone punto final y simbólico a las fiestas.