• En las cinco actuaciones policiales, se ha intervenido unos 200 kgs de marihuana y 855 setas psicotrópicas, entre otros tipos de droga, superando ampliamente los 170.000 euros de valor en el mercado.

  • Se ha detenido a un total de siete personas, cinco españoles, de entre 34 y 51 años, una española de 27 y una cubana de 37 años. Uno de ellos ya ha ingresado en prisión provisional.

 TEXTO L.C.I.

ALICANTE 04-11-2017

 La Guardia Civil, en su labor continua de localizar posibles focos sospechosos de vender droga en la provincia de Alicante, ha desmantelado, en este mes de octubre, cinco puntos de producción y venta diferentes. Las siete detenciones producidas, se han llevado a cabo en Cox, Redován, Rafal, Pego y Monforte del Cid. Uno de los detenidos ya ha ingresado en prisión provisional.

Primer punto de cultivo: un domicilio de Cox

Los agentes de la Guardia Civil de Callosa de Segura tuvieron conocimiento de la existencia de una posible plantación en un domicilio de Cox. Tras solicitar una entrada y registro, incautaron en él 5 enormes plantas de marihuana, de dos metros de altura y una gran cantidad de cogollos, preparados para su venta.

Las plantas se encontraban en un patio interior de la vivienda, ocultas por una malla de plástico. Como consecuencia, se detuvo a un español de 35 años de edad, vecino de dicha localidad de Cox.

Segunda operación: conductor a la fuga

Tan solo unos días después, la Guardia Civil interceptó en Redován una furgoneta, circulando con un cargamento de 320 plantas de marihuana, cuyo conductor, tras percatarse de la presencia de los agentes, se dio a la fuga a pie, abandonando su vehículo.

Horas después, el titular de dicha furgoneta, un español de 35 años, vecino de Orihuela, denunció la sustracción de la misma. Tras numerosas gestiones de averiguación, los investigadores concluyeron la falsedad de dicha denuncia, con el objeto de eludir la acción de la justicia y entorpecer la investigación. Consecuentemente, el titular de la furgoneta fue detenido por una simulación de delito (por presentar una denuncia falsa) y por el delito de cultivo de drogas. 

Tercera operación: las setas mexicanas

Dentro del marco de la mencionada operación antidroga, la Guardia Civil de Callosa de Segura, tirando del hilo de la gran cantidad de información obtenida en sus numerosas gestiones de averiguación, solicitó la entrada y registro de un domicilio en Rafal.

En dicha vivienda, se incautó un total de 237 plantas de marihuana, varios botes con gran cantidad de cogollos de marihuana listos para su venta, 2 plantas de cocaína, 2 tabletas de hachís, junto con varias láminas de esa sustancia, preparada para su venta, así como una balanza de precisión para el pesaje de la droga y toda una gama de productos químicos para la elaboración de la cocaína, además de la receta para ello.

Lo más llamativo para los agentes fue el hallazgo de 855 dosis de hongos alucinógenos (setas mexicanas, las conocidas como “de la risa”).

Igualmente, se encontró en la terraza del inmueble una zona de secado de marihuana y otra zona, que hacía las veces de laboratorio de cocaína.

Por todo esto, fueron detenidos los moradores de dicha vivienda, un español de 34 años y una española, de 27, quienes convivían en ese domicilio con dos menores de edad, hijos de la pareja, los cuales tenían los diversos tipos de droga al alcance de su mano.

La Policía Local de Rafal colaboró con la Guardia Civil en esta fase de la operación.

Cuarta actuación: la vivienda de Pego

En este caso, los agentes de la Guardia Civil del Vergel se percataron de un aumento significativo de las actas administrativas, por tenencia de sustancias estupefacientes, todas ellas realizadas a jóvenes que frecuentaban una zona bien delimitada de Pego, próxima a colegios y áreas recreativas de gran afluencia de menores, como el campo de fútbol de la localidad.

Se inició una investigación y rápidamente se cercó un domicilio, desde el cual se podría estar distribuyendo la marihuana a los jóvenes consumidores, muchos de ellos, incluso, menores de edad.

Una vez en poder de la autorización judicial correspondiente, se realizó la entrada y registro de dicha vivienda, interviniendo en ella un kilogramo de cogollos de marihuana, preparados para su distribución inmediata, así como una decena de plantas en su fase final de producción (la fase de secado) y numerosos utensilios para la manipulación de la marihuana, como básculas de precisión, envases, precintos…

El total de droga intervenida podría haber superado en el mercado el valor de 6.000 euros.

Como resultado, se ha detenido a un español de 51 años, vecino de Pego, por ser el autor de un presunto delito de tráfico de drogas. Ya ha pasado a disposición judicial, quedando en libertad provisional con cargos.

Quinta operación: la pareja de Monforte del Cid

La Guardia Civil de Novelda ha desmantelado otra plantación de marihuana indoor, una vez más, en un domicilio, en el que convivía una pareja con sus tres hijos menores de edad, de 10 y 7 años y el tercero, de tan sólo 9 meses.

La vivienda había sido convertida en una plantación de marihuana de alto rendimiento, un cultivo hidropónico en la modalidad indoor, que llegaba a realizar alrededor de 3-4 producciones de sustancia estupefaciente anuales, generándole a la pareja unos beneficios de notoria importancia, de forma que ninguno tenía trabajo conocido, manteniendo su nivel de vida con esta actividad ilegal.

Cabe destacar las pésimas condiciones de salubridad en las que vivían los cinco miembros de la familia, soportando los característicos fuertes olores que desprenden este tipo de instalaciones de cultivo de marihuana y con los correspondientes peligros para la salud que conlleva a tres menores de edad.

Como consecuencia del registro domiciliario practicado, la Guardia Civil de Novelda ha intervenido 195 plantas de marihuana, así como numeroso material para el cultivo de esta sustancia y un silenciador de arma de fuego (pistola), que se hallaba concienzudamente oculto en el interior del garaje de la casa.

El valor de la droga intervenida habría alcanzado en el mercado el valor aproximado de 36.000 euros.

Los dos detenidos por este presunto delito contra la salud pública (por cultivo de marihuana), son un español de 35 años y una cubana de 37, quienes ya han pasado a disposición judicial, quedando ambos en libertad provisional con cargos.

 

Saldo total de las cinco actuaciones policiales

Una vez finalizadas todas las actuaciones, el balance se cierra con la intervención de un total de unos 200 kilos de marihuana, siendo 767 el número de plantas encontradas, tanto en el domicilio de Cox, como en el de Rafal, en el de Pego, este último de Monforte del Cid y la furgoneta interceptada en Redován, marihuana que habría superado en el mercado los 170.000 euros de beneficio.

Los siete detenidos, ya han pasado a disposición judicial, quedando seis de ellos en libertad provisional con cargos e ingresando en prisión provisional el español de 34 años, vecino de Rafal.