TEXTO L.C.I.

LOS MONTESINOS 09-10-2017

Concejala de Los Montesinos

La corporación municipal de Los Montesinos aprobo por unanimidad en pleno  la PROPUESTA DE ACUERDO SOBRE KORIA Y OTRAS PERSONAS RETENIDAS CONTRA SU VOLUNTAD EN CAMPAMENTOS SAHARAUIS EN TINDUF presentada por  Maite Sanz Alutiz concejala-portavoz del Grupo Municipal SÍ SE PUEDE-EUPV-LUT

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
El Ayuntamiento del vecino municipio de San Miguel de Salinas en acuerdo plenario adoptado en enero de 2011, aprobó por unanimidad una moción de apoyo a la familia de acogida de Elkouria Badbad Hafed, compuesta por José Vicente Mañogil Pinar y Bienvenida Campillo Lorca, en la que mostraba su solidaridad a Elkouria Badbad Hafed, conocida como «Koria», que había vivido más de 10 años en dicho municipio vecino y fue retenida contra su voluntad en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, el último día de un viaje de visita a su familia biológica, cuando se disponía a salir hacia el aeropuerto para regresar a España.
«Koria» llegó a a San Miguel de Salinas en el verano de 2000 en el marco del programa “Vacaciones en Paz”, con el que ese Ayuntamiento contribuía sufragando los billetes de avión de los niños que venían a San Miguel de Salinas. «Koria» tuvo que quedarse en España por haberle sido detectados severos problemas de salud y la familia Mañogil Campillo aceptó prolongar el acogimiento durante el tiempo que durara su tratamiento.
Elkouria Badbad Hafed precisaba una intervención de cirugía cardíaca y, tras la negativa de quienes ostentaban la Patria Potestad a firmar la autorización para dicha operación, la Consellería de Bienestar Social, emprendió un procedimiento de Desamparo Legal por razones humanitarias de fuerza mayor. Así, cuando fue retenida contra su voluntad por su familia biológica, «Koria» estaba bajo la Tutela Legal de la Consellería de Bienestar Social (que proporcionó el Acogimiento Legal a la familia Mañogil Campillo) y había viajado con todos los documentos españoles y con su residencia en España, concretamente en el vecino municipio de San Miguel de Salinas.

Protesta en Madrid exigiendo la liberación de las jóvenes saharauis/.E.D.G.

El día 4 de enero de 2011 fue retenida por la fuerza y trasladada fuera de los campamentos, al territorio del Sahara Occidental bajo control del Frente Polisario. Desde entonces, han pasado 6 años y 4 meses en los que «Koria» ha permanecido aislada e incomunicada con el exterior. La familia Mañogil Campillo ha contado en todo momento con el respaldo de la Corporación municipal de San Miguel, desde la que se ha apoyado y exigido acciones en favor de su derecho a decidir libremente su futuro, así como, paralelamente, para pudiera retomar su tratamiento médico, indispensable para su salud, y sus estudios, ya que era una estudiante excelente y había manifestado su deseo de acudir a la Universidad.
La familia Mañogil Campillo denunció esta retención contra la voluntad de una mujer mayor de edad ante el Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, al considerar que es una acción contraria a las disposiciones internacionales establecidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, específicamente en los artículos 7, 9, 10, 13, 18, 19 y 20, así como contraviene los artículos 9, 12, 18, 19 y 26 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos. Además, incurre en la violación de los artículos 26 y 27 de la Constitución de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), promulgada en 1976 y adoptada en el 10º congreso del Frente Polisario en 1999, en los que se establece que «la libertad individual de las personas queda garantizada y nadie puede verse privado del ejercicio de su libertad, salvo por ley», así como que «queda prohibido atentar contra la intimidad, el honor o ejercer sobre cualquier violencia física o moral o cualquier atentado contra la dignidad de las personas».
También viola los artículos 11 (el Estado garantiza el respeto a las libertades fundamentales de los ciudadanos), art. 25 (todos los ciudadanos son iguales ante la ley) y el art. 36, que establece que todos los ciudadanos tienen derecho a la protección y a los cuidados de salud. Sin embargo, las autoridades del Frente Polisario se negaron a acometer directamente la entrega de los medicamentos necesarios para el tratamiento de Elkouria Badbad Hafed, denostando a la víctima con comentarios despreciativos hacia su persona y su integridad, así como no han dado muestra alguna de interés por el cumplimiento de las promesas hechas a la familia de acogida de mantener contacto directo con los padres biológicos de «Koria» para que depongan su actitud y liberen a la víctima en cumplimiento de la ley.
En estos días la familia Mañogil Campillo han podido comunicarse con ella por primera vez en seis años, bajo control, aunque en ningún momento ha podido hablar a solas con ella. Ella les ha vuelto a manifestar que sus problemas de salud siguen existiendo y que nadie la ha revisado en estos años.
POR TODO ELLO EXIGIMOS:
Que ElKouria reciba la Protección Consular para su repatriación, debido a que todos sus documentos son españoles y estaba bajo la Tutela Legal de una administración pública española, máxime siendo menor en el momento de su retención ilegal.
Que se le respeten sus Derechos y el libre ejercicio y disfrute pleno de todos ellos.
Que, de igual forma, se promueva el respeto a los Derechos Humanos de otras tres mujeres de origen saharaui, mayores de edad, retenidas ilegalmente y contra su voluntad en los campamentos de refugiados saharauis, Darya Embarek Selma, Nahjiba Mohamed Belkacem y Maloma Morales de Matos, esta última con nacionalidad española.
Exigimos para todas ellas la misma diligencia y trato que el Gobierno de España ha proporcionado a la ciudadana española María Jimena Rico y a su pareja, la ciudadana egipcia Shaza Ismail, ambas retenidas contra su voluntad en Turquía y repatriadas a pesar de que Sahza no disponía de ningún documento español, ni residencia en España. Solo exigimos igualdad.
El por ello que se propone al Ayuntamiento Pleno la toma de los siguientes acuerdos:
Solidarizarnos con la familia Mañogil Campillo padres de acogida de Elkouria Badbad Hafed vecinos de la vecina localidad de San Miguel de Salinas y asimismo con ElKouria Badbad Hafed, que sigue retenida a cientos de kilómetros de los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tinduf (Argelia).
Mostrar nuestra solidaridad también con las familias de acogida de las otras mujeres privadas de libertad mencionadas y nuestro apoyo expreso a Maloma, Darya y Nahjiba.
Instar al Ministro de Exteriores a tomar todas las medidas necesarias para la pronta repatriación de ElKouria a España.
Instar al Ministro de Interior a tomar cuantas acciones sean necesarias para resolver esta situación y la pronta resolución de los derechos conculcados de ElKouria, Maloma, Darya y Nahijiba
Instar al Presidente del Gobierno a realizar cuantas gestiones sean necesarias para cumplir con las exigencias que solicitamos.
Instar a la Delegación saharaui de España a que tome todas las medidas oportunas para la pronta repatriación de Elkouria Badbad Hafed
Instar al Presidente de la Comunidad Valenciana a ejecutar cuantas medidas sean necesarias para la pronta liberación de Elkoria Badbad Hafed.
Instar a la Conselleria de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana a tomar las medidas adecuadas para conseguir la repatriación de ElKouria Badbad Hafed.
Instar a la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana a ejercer cuantas medidas y acciones sean necesarias para proteger y repatriar a Elkouria Badbad Hafed.
Instar a los Ayuntamientos de la Comarca de la Vega Baja para que, por medio de sus plenos, manifiesten su solidaridad y su apoyo a este acuerdo.
Instar a todos los grupos parlamentarios del Congreso y de la las Cortes Valencianas a manifestar públicamente su desacuerdo ante esta violación de Derechos Humanos. Así mismo, solicitamos que eleven una resolución al pleno de las Cortes Valencianas y al Congreso de los Diputados, para apoyar la solicitud de Protección Consular y la repatriación de las mujeres retenidas contra su voluntad, para así resolver la desigualdad creada ante todos los casos mencionados.
Remitir el presente acuerdo a las personas e instituciones mencionadas.
Es cuanto se propone al Pleno que, no obstante, decidirá lo que estime por conveniente.