-Tenían una red de vigilancia establecida en todo el perímetro, y en cuanto detectaban presencia policial, se avisaban unos a otros, escondiendo el género a la vista de los agentes.
-Los objetos de tipo complementos entre bolsos, carteras y relojes, todos ellos de dudosa procedencia, tenían un valor aproximado de más de 33.000 euros.

TEXTO L.C.I.

MARTES 12-09-2017

 La Guardia Civil de Alicante ha investigado, a 11 personas, 6 hombres de nacionalidad senegalesa y 2 españoles, de edades comprendidas entre los (26 y 60) años de edad y tres mujeres de la misma nacionalidad de (21,29,52) años en Benidorm, como presuntos autores de un delito contra la propiedad industrial.
Tras varias denuncias presentadas por representantes de varias marcas de ropa deportiva, en las que se alertaba de la venta de falsificaciones, la Guardia Civil de Calpe comienza una investigación que acaba dirigiéndose al Mercado Municipal “Rincón de Loix” de Benidorm.
Tras la investigación de los agentes para comprobar los hechos, llegaron a la conclusión de que dichos objetos eran falsificados y que se estaban vendiendo de forma ilícita varios puestos del mercado.
Los titulares de estos establecimientos, de origen senegalés, tenían una red de vigilancia por todo el perímetro, de esta forma, los vendedores de los establecimientos eran alertados de la presencia policial y podían esconder dicho material falsificado.
La Guardia Civil, estableció un operativo camuflado en el lugar y comprobaron que los productos, que estaban falsificados, estaban a la venta, consiguiendo sorprender infraganti a los vendedores antes de que les diera tiempo a esconder el material.
Finalmente, la Guardia Civil ha investigado a 8 hombres, 6 de nacionalidad senegalesa y dos españoles (entre 26 y 60 años), y a 3 mujeres (21, 29 y 52 años), como presuntos autores de un delito contra la propiedad industrial, siendo incautados 1.084 entre bolsos, carteras, relojes de marcas de luje, cuyo valor en el mercado es de más 33.455 euros.
El operativo estuvo formado por más de 10 agentes del Servicio Fiscal de la Guardia Civil y de las Unidades de Seguridad Ciudadana de Calpe.

Comprando falsificaciones perdemos todos
La venta y distribución de productos falsificados es una actividad tipificada como delito contra la propiedad industrial en la última reforma del código penal, y cuyas consecuencias se traducen en la pérdida anual de alrededor de 26.300 millones de euros de ingresos a causa de las falsificaciones de ropa cazado y complementos, lo cual equivale al 9,7% de las ventas del sector (incluidas las pérdidas de los sectores de fabricación, venta al por mayor y venta al por menor) y supone la pérdida de 363.0000 puestos de trabajo.
La oficina europea de la propiedad intelectual (EUIPO), con sede en Alicante, colabora estrechamente con la Guardia Civil en la lucha contra el mercado de los productos falsificados en nuestro país, y sus canales de distribución.