La iniciativa es de la Red de Solidaridad Popular Sole Diaz y ha sido tramitada a través del área de movimientos sociales de IU Torrevieja y la portavoz de IU en el Parlamento Europeo Marina Albiol.

La Comisión Europea advierte que el incumplimento de España puede acarrear una sanción económica a España y reconoce que “siguen pendientes varios asuntos relativos a la Directiva sobre cláusulas contractuales abusivas”

TEXTO L.C.I.

TORREVIEJA 07-09-2017

La RSP Soledad Díaz de Torrevieja, lleva denunciando tanto los abusos bancarios como la falta de interés del ejecutivo de nuestro país para paliar la indefensión a la que están sometidos los consumidores españoles, en relación a los contratos hipotecarios y los productos financieros. Este colectivo se puso en contacto con el área de movimientos sociales de Izquierda Unida Torrevieja (EUPV) y así poder mandar sus reivindicaciones a las distintas instituciones involucradas en el proceso legislativo, que regula a dichas entidades. La última de estas iniciativas es la que nos ocupa en este comunicado sobre el incumplimiento del gobierno español a la hora de legislar en españa el desarrollo de las directivas europeas sobre los créditos hipotecarios para su cumplimiento en España, es decir, no se ha llevado a cabo la transposición de directivas europeas.

La eurodiputada Marina Albiol ha recordado al Parlamento Europeo que las directivas sobre créditos hipotecarios todavía no se han transpuesto a nuestra legislación, y que esto, está teniendo graves consecuencias para miles de ciudadanas y ciudadanos. Según remarca Albiol, “la consecuencia principal es, que los consumidores del estado se hallan indefensos contra los abusos de la entidades financieras, vulnerando la legislación de la Unión Europea”. Hace semanas la europarlamentaria formuló una pregunta a la Comisión Europea para conocer si estaba previsto adoptar algún tipo de medida complementaria después que la propia Comisión enviara al Tribunal de Justicia de la Unión Europea el retraso del Estado Español para adaptar su legislación sobre créditos hipotecarios a la normativa de la Unión.

En su respuesta, la Comisión Europea advierte que “ha llevado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europeo (TJUE) por no haber notificado sus medidas de transposición de la Directiva de crédito hipotecario (DCH9” y que no ha tomado medidas complementarias, sin embargo, aclara que el Tribunal Europeo puede imponer una multa coercitiva a España y reconoce que “siguen pendientes varios asuntos relativos a la Directiva sobre cláusulas contractuales abusivas”. Además, especifica la comición que “los particulares pueden solicitar una indemnización en caso de perjuicios como consecuencia de que un Estado miembro no haya incorporado a su Derecho nacional una Directiva en el plazo establecido”.

Para Albiol, según esta respuesta “los particulares pueden solicitar una indemnización en caso de perjuicio como consecuencia  de que  un estado miembro no haya incorporado a su derecho nacional una directiva europea. Así, las arcas públicas tendrían que indemnizar a miles de personas desahuciadas por los bancos mientras estos quedan libres de culpa” y además, recuerda Albiol, “podría ser impuesta una multa coercitiva al Estado Español por el retraso en la adaptación de la Ley Europea.”

También remarca la portavoz de EU “si todas estas transposiciones se hubieran hecho en su momento, podríamos haber paliado las injusticias cometidas con centenares de miles de consumidores del Estado Español que han sufrido los abusos por parte de los mercados financieros. Si se hubieran aplicado, se podrían haber parado la mayoría de los desahucios ofreciendo la posibilidad al consumidor de negociar algunas de las cláusulas de los contratos hipotecarios, tal y como establece la normativa europea”.

Finalmente, para Marina Albiol “queda bien claro que el gobierno central, ha puesto los intereses financieros por delante de los derechos de la ciudadanía, especialmente en materia de hipotecas, tal y como reconoce la propia Comisión Europea. Por eso se ha de avanzar en la regulación, porque si dejamos a los mercados financieros actuar como hasta ahora, volveremos a repetir las circunstancias que nos han traído a la situación actual”.